Hesperidina – Made in Barracas

Una mañana de octubre de 1864 los 140.000 habitantes de Buenos Aires se encontraron con una sorpresa: descubrieron los cordones de las veredas pintados de naranja y carteles con una enigmática inscripción: “Se viene Hesperidina“. Debieron esperar hasta el 24 de diciembre de ese año para sacarse “la espina” y descubrir, gracias a una publicación en el diario “La Tribuna”, que la misteriosa inscripción se refería a una bebida. Así comienza la nota de Carlos Manzoni para el diario La Nación. La Hesperidina fue creada por Melville Sewell Bagley, un farmacéutico norteamericano que se instaló en la Argentina en 1862 y fundó una empresa que terminó siendo un icono para Barracas. Y para todo el país.

Hesperidina perteneció a Bagley hasta 2004. Luego tuvo un par de cambio de manos y, actualmente, parece volver para pelear por el lugar que supo ganarse en el inconsciente colectivo porteño. Todavía hoy, en los sótanos de ex-fábrica ubicada sobre Montes de Oca (actual MOCA) se guardan como tesoro los gigantescos toneles que almacenaron la bebida por más de un siglo.

Para más info les recomendamos la lectura completa de La historia de la fórmula secreta que se convirtió en la primera marca argentina.

Foto: Junta de Estudios Históricos Enrique Puccia

0 Comments

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *