La novia del Plata, el fantasma de Barracas

Elisa escucha golpes quedos en la puerta del cuarto de costura y, sin levantar la vista de su labor, autoriza el paso. Es el padre, marcial en su apostura de almirante, que la observa con un profundo dolor que ella no comprende, cuenta Gloria Casañas para La Nación.

Lee el relato completo cliqueando AQUÍ.

 

0 Comments

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *