Santa Felicitas. Empieza la puesta en valor.

“Con tesoros arquitectónicos y artísticos que reúnen desde vitrales franceses, altares, esculturas y hasta un órgano alemán de 1873, la majestuosa Iglesia de Santa Felicitas resiste al olvido a través de un plan para ponerla en valor. El templo, una joya escondida en el barrio industrial de Barracas, es uno de los más bellos y antiguos de la ciudad. A diferencia de otras iglesias, no fue pensada para venerar una figura religiosa, sino para honrar a una rica y aristocrática mujer del siglo XIX,Felicitas Guerrero, asesinada por un pretendiente, hecho que es considerado uno de los primeros femicidios conocidos del país”, escribe Virginia Mejía para La Nación.

Lee la nota completa cliqueando AQUÍ.

Les recordamos que se puede realizar visitas guiadas a los túneles y el templo escondido. Más info AQUÍ.

 

0 Comments

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *