El puente de Barracas que apasionaba a Borges y ahora llevará su nombre.

“El primer puente de Constitución y a mis pies/ fragor de trenes que tejían laberintos de hierro/ Humo y silbidos escalaban la noche/ que de golpe fue el Juicio Universal”. Así comienza el poema “Mateo XXV, 30”, de Jorge Luis Borges. Está inspirado en un puente vial de hierro, que cruza las vías del tren Roca y ofrece una vista inusual de la estación Constitución. Ahora, llevará el nombre del escritor.

Así comienza la nota publicada en Clarín. Para más info lee la nota completa cliqueando AQUÍ.

Foto: Lucía Merle