Otra experiencia del teatro comunitario.

En 1999, en el ocaso de la década menemista, el Circuito Cultural Barracas montaba sobre las calles del barrio Los chicos del cordel, obra que visibilizaba las consecuencias devastadoras de la desigualdad en la infancia. Veinte años después, ese mismo espíritu se recrea en Barracas al fondo, última creación del grupo de teatro comunitario de Barracas que propone otro recorrido para seguir denunciando las mismas miserias aunque desde nuevos disparadores.

Planteada como un circuito turístico, la obra convoca al público a transitar los rincones periféricos del barrio porteño para exponer las tensiones y los conflictos propios del espacio, siempre en clave de humor pero con una potente mirada política. El juego teatral se activa con la propuesta de una guía y dos cartoneros que arman un emprendimiento al que llaman “Turismo marginal”, y al que suman la presencia de una mujer representada como la figura de “La República”, invitada para que pueda ver con sus propios ojos la realidad incómoda que se oculta y se niegaEste es el inicio de la excelente nota sobre el CCB publicada en Página/12 y escrita por Candela Gomes Diez.

Para leer la nota completa cliqueen AQUÍ.

 

Los días de les estudiantes

Anotan en sus cuadernos las primeras noticias de la rebelión de Stonewall en 1969 y el concepto de “heteronorma”. Enarbolan los colores del arcoíris, los pañuelos verdes, las banderas violeta con el puño feminista en alto. Las comisiones de Género crecen en las escuelas secundarias de la Ciudad de Buenos Aires desde las últimas vigilias por la sanción de la ley de aborto seguro, legal y gratuito. Es una revolución feminista como hasta ahora no se vio y atañe a una generación que se ve a sí misma como la segunda generación del siglo XXI. Se trata de una revolución que lleva como principios el amor, la diversidad sexual, la lucha contra los modelos tradicionales de ser varón/mujer y contra la violencia de género.

“El tema del género está revolucionando a todxs lxs pibxs de nuestra edad, en lo cotidiano. Y lo más interesante es que está presente en el habla tanto en las personas que tienen perspectiva de género como en las que no la tienen”, cuenta Julieta Valsan (18), presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela Normal 5, de Barracas. Por Adriana Carrasco para el Suplemento Soy del diario Página 12.

Leer la nota completa AQUÍ